La perspectiva de la ingeniería en México, es alentadora y desafiante

La palabra ingeniería encierra una imagen global; sin embargo, el amplio significado nos permitirá distinguirla con toda claridad en otras actividades del ser humano.

Empezaremos con la definición de la palabra ingeniería, proviene del latín ingenium, que significa capacidad de discurrir o inventar. Para el Consejo de Acreditación para Ingeniería y Tecnología (ABET: Accreditation Board for Engineering and Technology), la ingeniería se define como “la profesión en la que el conocimiento de las ciencias matemáticas y naturales adquirido mediante el estudio, la experiencia y la práctica, se aplica con buen juicio a fin de desarrollar las formas en que se pueden utilizar, de manera económica, los materiales y las fuerzas de la naturaleza en beneficio de la humanidad”. En los diccionarios más modestos dicen que la ingeniería es “el arte de aplicar las ciencias fisicomatemáticas a la invención, perfeccionamiento y utilización de la técnica en todas sus acepciones”.

El ingeniero es un profesional dedicado a elevar el nivel de bienestar del hombre, al igual que el médico o el arquitecto. Lo que diferencia al profesional de la ingeniería de cualquier otro es la forma en que lo hace: transformando los elementos de la naturaleza.

Esto mismo lo confirmó el Maestro en Ciencias Arturo Cepeda Salinas, el 11 de septiembre de 2006, en las instalaciones de la ESIME Zacatenco, en la conferencia que impartió denominada “La Ingeniería, palanca del desarrollo”, en el marco de la celebración del 70 Aniversario del Instituto Politécnico Nacional y los primeros 90 años de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica.

Arturo Cepeda Salinas, es egresado de la ESIME del Instituto Politécnico Nacional (México), ha sido director de coordinación de la ESIME, en el ámbito industrial se le reconoce como creador de productos tecnológicos propios altamente competitivos, como ejemplo el PROTECTOLADA, solución que en esa década administraba las llamadas de larga distancia no deseadas por el usuario.

Con base a las estadísticas y la amplia experiencia del Maestro Cepeda, se vislumbró que las industrias más prósperas en el siglo XXI serían y han sido indiscutiblemente las telecomunicaciones, robótica, electrónica, control, energía, computación e informática, automotriz, transporte, química y genética.

De igual forma, el maestro Arturo Cepeda hizo las siguientes consideraciones relevantes para que la ingeniería mexicana tenga impacto en beneficio en la sociedad en las siguientes décadas:

• Fortalecer a la ingeniería mexicana como la mejor opción para afrontar los retos de la globalización y competitividad internacional.
• Asignar los recursos presupuestales adecuados en ciencia y tecnología, para lograr una ingeniería propia e innovadora.
• Desarrollar los “nichos de oportunidad” de la industria de la región ante la apertura comercial que los tratados de libre comercio establecen.
• Propiciar que los proyectos “llave en mano” con financiamiento internacional, utilicen al máximo la capacidad instalada de la ingeniería e industria del país.
• Impulsar una política de crecimiento real de la pequeña y mediana empresa, para crear los empleos requeridos.
• Invitar al gobierno para que aproveche a los ingenieros, como asesores permanentes en el desarrollo de sus proyectos, leyes y programas.
• Convencer al gobierno de la importancia que tiene el que los ingenieros ocupen puestos del más alto nivel directivo y toma de decisiones.
• Promover a la ingeniería para que participe en los ámbitos político, económico y social con estrategias armonizadas, que permitan el desarrollo más justo y equitativo.
• Propiciar la actualización de los programas de enseñanza de la ingeniería para que los perfiles de los ingenieros correspondan a los avances continuos del conocimiento.

Como puntualizó el ingeniero Cepeda Salinas, el Instituto Politécnico Nacional es la institución del Estado que a través de la educación tecnológica, debe consolidar la independencia económica, política y social, que el poder ejecutivo no ha sabido aprovechar, y que el IPN debe retomar esa atribución que da la federación.

Con gran ovación cerro el maestro Cepeda Salinas y la siguiente frase “La ciencia es el fundamento de todo progreso, que mejora la vida humana y alivia del sufrimiento” de Irène Joliot-Curie (fue una física y química francesa, galardonada con el premio Nobel de Química en 1935).

Por Rolando Cepeda